(0034) 964837688 info@ gimeno111.com

El fichaje de Neymar ha sido el resultado de un largo proceso que, además de costoso en tiempo y en dinero, ha sido muy delicado. El presidente del club, Rosell, ha tenido que hacer frente a varios aspectos espinosos, como la aceptación del elevado coste que este contrato suponía para el equipo y la aceptación del jugador por parte de las estrellas del Barça, fundamentalmente la de Leo Messi.

La estrategia de comunicación ha sido un elemento clave a lo largo de los casi dos años que han durado todas las gestiones y, no cabe ninguna duda, de que esta ha sido planteada con acierto. Todos los pasos fueron cuidadosamente estudiados para atraer al jugador y entre ellos destacan sus primeras conversaciones con Rosell, la llamada telefónica de Messi para invitarle a unirse a su juego y las palabras del brasileño Teixeira, autoridad futbolística en el país carioca y espaldarazo definitivo para la decisión final del goleador.

La culminación del proceso fue la presentación del crack brasileño ante una afición expectante que inundó el Camp Nou, a la espera de sacar las primeras impresiones sobre la nueva estrella.

Y ciertamente, la presentación se puede proponer como todo un ejemplo de comunicación deportiva en la que todos los detalles que se sabe que podían agradar al público estuvieron presentes. Y no sólo eso, sino que la naturalidad del deportista y sus exquisitas habilidades diplomáticas superaron los ambiciosos objetivos que, con toda seguridad, se habían establecido en la estrategia de comunicación.

Sin ninguna duda cabe destacar la aparición de la estrella en el campo y su saludo, dirigido a la afición, en un catalán aprendido y pronunciado con entusiasmo. Este gesto era clave y fue manejado hábilmente. La simpatía de Neymar cautivó desde el primer momento al público, que ya parece entregado a la estrella.

Y el otro apartado espinoso, el de la posible competencia con las estrellas del club, quedó despejado en el primer momento. Neymar destacó en sus primeras palabras su admiración por Leo Messi y su intención de integrarse en el equipo para reforzar el papel de aquel.

Los directivos del Barça han logrado transmitir a su público y a los medios de información que su gestión en el fichaje había sido realizada con profesionalidad, que Neymar venía para reforzar al equipo y que su integración en el mismo iba a ser total, pues los propios jugadores habían participado en el proceso. A priori, todo parece que puede encajar perfectamente, ya que el jugador ha sido aceptado a primera vista por la afición y también parece que por sus compañeros.

Lo que es indudable es que el fenómeno Neymar ha sido el centro de la comunicación deportiva y lo seguirá siendo a lo largo de toda la temporada. El efecto mediático de la estrella se puede ver haciendo un sencillo análisis de retorno en el que lo primero que se puede indicar es que tan solo la llegada del jugador a la capital condal para firmar su contrato y hacer su primera aparición pública ha movilizado a más de doscientos periodistas y personal de prensa acreditado. Los retornos en publicidad van a ser cuantiosos.

Pero el análisis de retorno real se podrá hacer dentro de unos pocos meses, cuando el jugador se haya instalado en Barcelona y empiece a jugar como miembro de pleno derecho en el equipo. Compensar la inversión realizada no va a ser sencillo, y menos en una mala situación económica como la actual, pero el fútbol hace milagros.

El carácter alegre y jovial del jugador dará mucho que hablar a la prensa en general y a la prensa deportiva y del corazón, en particular. Algunos hechos ya llaman la atención, como su llegada acompañado de un grupo de amigos de la infancia. Parece que vienen para quedarse. Dicen que el jugador necesita estar rodeado de su propio ambiente para poder adaptarse poco a poco a su nueva vida en Barcelona. Y para ello, nada mejor que venir con su pandilla de amigos de toda la vida. También su familia cercana se instalará en la ciudad.

Todo apunta a que se van a escribir ríos de tinta sobre el jugador, su familia, sus amigos y todo su entorno. Y también parece que Neymar va a ser capaz de asumir su papel en el equipo y lidiar bien con los grandes protagonistas. Tiene encanto natural, parece humilde y sabe comunicar bien, aspecto fundamental que le puede ayudar a sentirse aceptado.